La transformación digital es el proceso de cambio que una empresa ha de emprender para adaptarse a este mundo digital. Es necesario combinar inteligentemente la tecnología con sus conocimientos y algunos de sus procesos tradicionales esenciales. De esta forma se logrará ser más eficiente, competitivo y rentable. Es necesario apoyarse y orientarse en dos grandes fuerzas como lo es la tecnología y un nuevo cliente (transformado ya por la tecnología). La empresa quiere, primero, sobrevivir a esta tormenta y después ser relevante en el nuevo contexto y todo sin perder su identidad.

Haremos una acotación al indicar que la transformación digital es un proceso diferente en grandes corporaciones, medianas empresas, o micro empresas. Y cada una debe abordarse de forma diferente dado que son diferentes completamente. Hay puntos importantes para que sea efectiva como, por ejemplo: recursos humanos, recursos económicos, liderazgo, compromiso, resistencia al cambio, conocimiento, habilidades, entre otras.

La transformación Digital de una compañía no es un fin o un punto de destino, sino un proceso necesario de profundo cambio tecnológico y cultural que toda organización de poner en marcha para estar a la altura de sus clientes digitales. Se debe integrar lo tradicional y aún vigente, con procesos nuevos que nos hagan más eficaces, que nos hagan estar más cerca de nuestro mercado y de sus necesidades y, por supuesto, siendo rentables. Tan sencillo y tan difícil como lograr desarrollar productos, servicios y definir procesos que se adapten más y mejor a nuestros clientes sin perder nuestra identidad y sin perder de vista lo que queremos ser.

La transformación digital es un proceso de cambio que toda compañía de abordar, no sólo aquella que quiera sobrevivir sino la que quiera aprovechar para crecer gracias a las enormes oportunidades de la economía digital. Las empresas tienen que transformarse por dentro y por fuera para adaptarse a las expectativas de los clientes, e incluso a los nuevos comportamientos de sus propios empleados.

Un consejo, la economía digital no es ser percibida como una amenaza, sino como una gran oportunidad.

Todo cambio se lee como una pérdida; a veces como una pérdida material, otras no, pero siempre implica la pérdida de la zona de confort. La Zona de confort puede ser incluso el atasco diario que sufrimos cuando vamos a trabajar; es una incomodidad previsible y controlada; incómoda, sí, pero conocida, y que también nos costará cambiar. Lo que hace difícil dejar la zona de confort y cambiar nuestra vida es lo que llamamos resistencia al cambio y resulta siempre de una mezcla de pereza, miedo, apatía y expectativas de pérdida.

La Transformación Digital se inicia por una crisis (podemos ver como las empresas aceleraron este proceso con la Pandemia del Covid-19) o por un compromiso de los líderes de la empresa a adaptarse continuamente a los nuevos clientes.

La crisis se produce cuando lo viejo no acaba de morir y lo nuevo no acaba de nacer. El cambio de ser liberado; en este punto es el que debe actuar la inspiración que es uno de los motores del cambio y también puede ser impulsado por la necesidad.

Cambio= necesidad – resistencia

Partiendo de la base de que las personas de la organización ya saben que el cambio es inevitable y necesario cuál es eran las fases por las que pasarán hasta llegar a sentirse de nuevo en una zona de confort. Aquí hay que recurrir a la psicología y considerar que todo cambio tiene un componente de perdida. Se acaba el modelo de vida que se lleva empieza otro. Las etapas de una transformación digital para los colaboradores de una empresa son: la negación, la resistencia, la exploración y el compromiso, O mejor conocido la curva del cambio.

La diversidad en las empresas y la convivencia de generaciones

Hoy conviven en nuestras empresas personas que los sociólogos agrupan en tres generaciones diferentes Baby Boomers, generación X, generación Y o Millennials. Cada una con una manera de ver el mundo, cada uno ocupando mayoritariamente un nivel jerárquico en las organizaciones. Conocer mejor las consecuencias de esta diversidad nos dará pistas de cómo evolucionarán las empresas

El gran reto de transformación digital en las empresas es tener en cuenta el factor humano, pues ningún cambio se hace sin el apoyo de los miembros de la compañía. Debemos contar con líderes que comprendan el entorno digital y que se pongan al frente está muy gran oportunidad. Reconocer las fases emocionales de un cambio de esta envergadura y dar el apollo preciso a los empleados en cada fase es una de las grandes labores de los líderes del cambio. Eliminar las resistencias que pueden poner en riesgo la transformación digital, en último término en la supervivencia de la propia empresa.

Algunos comentarios puntuales en esta etapa son los siguientes:

Aprovechar la diversidad generacional en la empresa es otro gran valor. Nadie sobra, a priori, si posee la actitud adecuada. Los conocimientos y experiencias de las tres generaciones que conviven en la empresa son un activo que debe aprovecharse.

Nadie se mueve con compromisos y no se sabe adonde va. El papel de los líderes es desarrollar una visión de futuro y compartirla en la organización.

Un cambio en etapa de crisis exige líderes con ideas nuevas generalmente de generación más jóvenes, acompañados de la existencia de líderes anteriores

El talento necesario diferente, es más humano, más dirigido a las personas. La tarea del líder es llevar a su gente de donde está, hacia donde no hayan llegado jamás

En Hostswt contamos con el personal necesario para colaborar en procesos de Transformación Digital, para Micro Empresas, Pymes, Empresas medianas o grandes corporaciones.

EnglishSpanish
Abrir chat